Las Publicaciones de Patrimoni - PEU

Las publicaciones de Patrimoni-PEU se articulan alrededor de tres ejes principales: la definición y actualización del concepto de patrimonio cultural, su socialización (educación patrimonial e interpretación del patrimonio) y la búsqueda de redes y modelos de intercambio y generación de conocimiento, práctica y experiencia alrededor del patrimonio (las comunidades patrimoniales).

Memòria Viva

Memòria Viva es la revista anual de Patrimoni-PEU y se estructura en tres partes bien diferenciadas: proyectos y experiencias de los Grupos Locales (Comunidades Patrimoniales), invitaciones y colaboraciones de especialistas que participan en nuestras jornadas y actividades y, por último, autores y autoras que presentan sus propuestas a la convocatoria anual de artículos.

Consulta Memòria Viva PDF

  

memoria viva8 val memoria viva9 val
memoria viva09 val
Ver MV11 en Isuu
Descargar MV11
Ver MV10 en Isuu
Descargar MV10
Ver MV09 en Isuu
Descargar MV09

















Números Anteriores

Memòria Viva 08. Ver Mv08 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 07. Ver Mv07 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 06. Ver Mv06 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 05. Ver Mv05 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 04. Ver Mv04 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 03. Ver Mv03 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 02. Ver Mv02 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 01. Vore Mv01 en ISUU. Descargar PDF

mv07-20. El estudio de la arquitectura tradicional de Sant Joan de Moró como punto de partida para el conocimiento del patrimonio cultural

Escrito por Beatriz Sáez Riquelme y Àngel M. Pitarch Roig el . Publicado en Memòria viva.

1. Estudio de la arquitectura tradicional

Desde su implantación en la Universitat Jaume I, el grado en Arquitectura Técnica ha manifestado su preocupación por el estudio del patrimonio arquitectónico del territorio castellonense, y con este, de su cultura.

Con dicho objetivo se afronta el estudio de la arquitectura tradicional, bien en edificios aislados, como suele ser el objeto de algunos proyectos finales de carrera, bien en conjuntos de edificios, en éste caso a través de Proyectos Dirigidos I.

Proyectos Dirigidos I
Se trata de la aplicación de la metodología denominada como docencia por proyectos (Martínez 2015). En ella se involucran todos los estudiantes y algunos profesores de cada una de las asignaturas que se imparten el primer curso de carrera. Desde hace unos años, cada curso académico se centra en el estudio de una población concreta del territorio castellonense. De este modo se han realizado trabajos centrados en la arquitectura tradicional de las poblaciones de Vilafamés, Vistabella, Onda, Bell-lloc, Sant Joan de Moró, y este curso Castellnovo.

La documentación la elaboran los alumnos, en grupos de tres o cuatro componentes, siendo la labor de los profesores la de asesoramiento y guía en la toma de datos y la ejecución de los proyectos. Las viviendas estudiadas son seleccionadas entre las ofrecidas por los vecinos de la población, que amablemente permiten las cuatro visitas concertadas necesarias para que los alumnos inspeccionen las edificaciones y puedan resolver los problemas planteados desde las diferentes materias del curso.

El trabajo realizado contempla el levantamiento de planos, el análisis constructivo mediante dibujos de detalle o la realización de maquetas, análisis de los materiales empleados, análisis matemáticos, estadísticos, estructurales y de algunas de sus características físicas. Todo ello se ve plasmado en una memoria escrita y unos paneles resumen.

Puesta en valor
El centrar el objeto de estudio en la arquitectura tradicional de un conjunto de edificaciones centradas en una única población se plantea con unas expectativas que van más allá de la mera aplicación de una metodología, que son la salvaguarda y la puesta en valor de la arquitectura tradicional.

Para ello se realizan exposiciones con los trabajos realizados, que se complementan con investigaciones particulares por parte del profesorado que permiten impartir charlas a los vecinos, participar en seminarios y congresos, o redactar artículos.

2. Sant Joan de Moró

Sant Joan de Moró fue la población estudiada durante el curso 2013/14 por los alumnos de primer curso del grado en Arquitectura Técnica de la Universitat Jaume I, permitiendo el acercamiento de la Universidad a la población, y brindando la oportunidad al profesorado de investigar en su configuración urbanística y su arquitectura, lo que permite suponer la inquietud social en la época de dichas construcciones.

Localización y origen histórico
Esta localidad dista unos 14,8 km de la ciudad de Castellón de la Plana, desde la que se llega a través de la CV-16. Se extiende a lo largo del Pla de Moró, situado a 180 de altura, y queda delimitado por la rambla de la Viuda y el Tossal Blanc y el Tossal de Mollet (por el norte y este), entre otros.

El municipio lo conforman el núcleo urbano más unas agrupaciones de masías: Correntilla, Mas de Flors, Pla de Lluch, Mas dels Ametlers, Mas del Pi, Mas de Macianos, Mas de Boeta, y Mas de Moró, actualmente abandonado. Sant Joan de Moró formaba parte de la vecina población de Vilafamés. Sin embargo, el mayor desarrollo industrial de esta zona debió favorecer que hacia mediados del siglo XX, el núcleo asentado en la actual localización de Sant Joan de Moró hubiera adquirido más relevancia que el resto. En 1956 ya se aprecian tres fábricas de ladrillos en la población, seguramente de reciente instalación, y en 1957 solicita su segregación de Vilafamés. En la década de 1970, con el auge económico del sector cerámico, se convirtió ya en una población eminentemente industrial, lo que permitió que en 1991 se hiciera efectiva su independencia (Decreto 201/1990, de 10 de diciembre). Esta efeméride se celebra anualmente con una fiesta popular y una comida de hermandad.

Las minas de arcilla existentes en su término municipal han convertido a esta localidad en una de las principales suministradoras de este material para el sector cerámico, que tiene un valor muy significativo para la economía de la Comunidad Valenciana y, en particular, para la provincia de Castellón.

Configuración urbana
Para el análisis de la configuración urbana de la población y de su evolución se ha recurrido a las imágenes archivadas por la fonoteca digital del Instituto Geográfico Nacional, correspondientes a 1945, 1965, 1973 y 1980, y otros fondos más recientes. Su análisis pone de manifiesto que el asentamiento original discurría a lo largo de dos ejes oblicuos, que discurren según nordeste-suroeste, este-oeste, en cuyo punto de intersección se ubican la plaza, el templo y dos viviendas de relevantes. Esta encrucijada ya debía constituir un punto neurálgico en 1887, cuando se construye la ermita que posteriormente pasaría a ser la iglesia parroquial. Completan la zona edificada vías secundarias (perpendiculares y paralelas a los anteriores) que dan origen a viviendas entre medianeras orientadas hacia los cuatro puntos cardinales. La morfología primigenia de edificación responde a viviendas unifamiliares de plantas más o menos rectangulares, donde la fachada ocupa uno de los lados de menores dimensiones y el fondo de la edificación queda liberado por patios en los que había pequeños corrales.

01 arqtradmoro mv7

Imagen Sant Joan de Moró 1945-1946 vuelo Americano Serie A

02 arqtradmoro mv7

Fotografía aérea 2012 ICV

Durante las décadas siguientes la población crece paulatinamente, produciéndose los cambios más importantes en las décadas de los 70 y 80, y alcanzando su mayor apogeo a principios del siglo XXI. Este crecimiento se realiza respetando las pautas urbanas originarias pero modificando ligeramente la configuración del planteamiento urbano, que ha pasado de una ordenación lineal en torno a dos calles, a una configuración compacta en forma de retícula. El vial nordeste-suroeste sigue manteniéndose atravesando la población, sin embargo, el que discurre de este a oeste y que relaciona el cerro del Fortunyo y la rambla de la Viuda, ha ido perdiendo importancia.

3. Análisis tipológico de las viviendas tradicionales

«La arquitectura expresa, quizás como pocas producciones humanas, todo el contexto histórico y social que la acompaña […] Nos muestra las ideas de quien la promueve, los medios de que dispone, su estatus social y económico, es uno de los más usados vehículos de expresión del poder, de la riqueza y de tantos otros aspectos.» Almagro 2004: 99-100

La evolución de una población no solo modifica su tamaño y configuración urbana, sino que también afecta a la estética y a las características constructivas de los edificios, cuyo análisis, con una mirada educada del observador, convierte la arquitectura en las hojas de un libro que narra su historia.

Tipologías de viviendas
Si bien pueden establecerse muchas tipificaciones de vivienda tradicional, tomando como referencia la clasificación de casas urbanas agrupadas que establece Bohigues (1983), en Sant Joan de Moró se reconocen aproximaciones a tres de estos tipos: las viviendas urbanas agrícolas, las viviendas obrador y las señoriales. Además de estas se determinan otras tres, que denominaremos masías, viviendas modernistas y viviendas obreras del siglo XX.

Análisis de las tipologías de viviendas de Sant Joan de Moró por orden cronológico:

Viviendas agrícolas. En el tipo original, la planta baja se dedicaba a corral de forma exclusiva o compartida con el uso de vivienda, y la última planta, siempre abuhardillada y bien ventilada, al almacenamiento de la cosecha. Si bien inicialmente eran viviendas de una o dos plantas, la evolución de este tipo de viviendas ha conllevado a su incremento, por lo que actualmente suelen tener de dos a tres.

Dado que en Sant Joan de Moró las viviendas de este tipo principalmente se edificaron en el siglo XIX y la edificación se realizó en un terreno virgen, los corrales se ubicaban en la parte posterior de la vivienda, con acceso independiente del principal. El resto de la distribución es muy funcional: la zona restante de la planta baja y las superiores se dedican a vivienda, y la última al secado de parte de la cosecha.

En la composición de las fachadas también se aprecia más una respuesta funcional que ornamental. Alzados rectos, sin apenas elementos salientes, tan sólo en algún caso balcones, con una puerta de acceso de dimensión suficiente para el paso de animales. Según el ancho de las parcelas, recaen a fachada una o dos estancias en cada planta, que se corresponde con el número de ventanas existentes en cada nivel, y que resuelven la ventilación y la iluminación.

03 arqtradmoro mv7

Viviendas urbanas. Av. del Maestrat, 5

04 arqtradmoro mv7

Viviendas urbanas. Av. de la Plana, 9

05 arqtradmoro mv7

Viviendas urbanas. Mas del Pi

Masías. Se trata de viviendas aisladas o conjuntos de estas, que originariamente no formaban parte del entramado urbano, pero que el crecimiento de este ha terminado absorbiendo. El uso de las plantas es similar al de las viviendas agrarias, a las que hay que añadir los corrales y los establos que se adosaban a las mismas, y además existía la posibilidad de disponer de ventanas en todas sus fachadas, si bien lo habitual es que solo las tengan en la fachada principal.

Viviendas obrador. Se distinguen por el desarrollo de actividades artesanales o comerciales en planta baja, y de vivienda en las plantas superiores.

Se suele apreciar en fachada algunas características funcionales diferentes del resto de viviendas, tales como las mayores dimensiones del hueco de acceso, para carruajes, o la configuración del espacio interior.

En Sant Joan de Moró dentro de esta clasificación se encuentran: el Trinquet, situado en la calle de San Juan Bautista nº 21 que además del uso deportivo en la parte posterior, en planta baja albergaba una taberna, y el Hostal, recayente a la plaza del Alcalde Andreu nº 8, donde se observa el un amplio acceso para carruajes.

Contrariamente a lo que ocurre en este tipo de viviendas en otras poblaciones, en este caso la planta superior no se destinaba a ‘cambra’.

06 arqtradmoro mv7

Trinquet. Av. de Sant de Joan Baptista, 21

07 arqtradmoro mv7

Hostal. Pl. de l’Alcalde Andreu, 8

Viviendas burguesas. El modelo primigenio se caracteriza por un acceso de grandes dimensiones, una planta noble en el primer piso, y el predominio de un lenguaje decorativo romántico o académico. Sus orígenes se remontan a los palacios medievales, pero el mismo tipo o variantes se siguen construyendo hasta el siglo XIX.

En Sant Joan de Moró no existe ninguna edificación que corresponda exactamente a esta tipología, pero sí que se encuentran algunas viviendas agrícolas como la de la plaza Juan Renau nº 13 en la que se compatibilizan usos agrícolas con estancias de carácter noble en planta baja y primera. En esta vivienda residía el propietario de grandes extensiones de terrenos.

08 arqtradmoro mv7

Pl.de Juan Renau, 13

Viviendas modernistas. Estas viviendas corresponden a las primeras décadas del siglo XX. Sus fachadas se ornamentan atendiendo a criterios modernistas y su uso puede estar vinculado tanto a la vivienda agrícola como a obrador, siendo este último el predominante.

09 arqtradmoro mv7

Pl.de l’Alcalde Andreu, 3

10 arqtradmoro mv7

C.de la Santíssima Trinitat, 28

Se trata de una tipología relativamente escasa en Sant Joan de Moró, existen tan solo dos ejemplos y algunos elementos aislados como puertas o rejas. Los muros se adornan con escuetas molduras que coinciden con las líneas de los forjados y ascienden por encima del nivel de cornisa ocultando las cubiertas de teja, haciendo pensar que se trata de cubiertas planas. Los accesos para carruajes, carentes de sentido en esta época, desaparecen, configurándose las fachadas a través de la puerta de acceso y balcones o ventanas situadas sobre esta.

Viviendas obreras. Son viviendas muy sencillas, en las que la actividad se desarrolla fundamentalmente en planta baja. Surgen a mediados del siglo XX como respuesta a las necesidades de la clase trabajadora de la industria y la agricultura que se instalan en la población como consecuencia del crecimiento del sector cerámico.

11 arqtradmoro mv7

Viviendas. Av.Maestrat

12 arqtradmoro mv7

Viviendas. C.del Mestre Mas

4. Análisis constructivo

El territorio y la disponibilidad de materiales
En la arquitectura tradicional existe una relación directa entre el terreno y la disponibilidad de materiales en su entorno más inmediato. En la población de Sant Joan de Moró viene determinada por terrenos de relleno del terciario, compuestos por arcillas, calizas margosas y conglomerados, cuyo uso en la construcción se debió ver favorecido por la instalación de dos fábricas de ladrillos en la primera mitad del siglo XX.

Por otro lado, la presencia de cañas es frecuente en los cauces de los barrancos y en la rambla de la Viuda, y la utilización de la madera local se limitaba al olivo, algarrobo y almendro, por lo que para los elementos de mayores dimensiones debía importarse madera de pino.

Elementos constructivos verticales: muros y tabiques
Los muros exteriores estaban formados de mampostería ordinaria, compuesta por mampuestos de margas, areniscas, y aglomerados con morteros de cal y tierra. En ocasiones pueden estar reforzados por pilastras de ladrillo macizo. Para la formación de dinteles de puertas y ventanas, es usual la utilización, de nuevo, de ladrillos macizos, en esta ocasión dispuestos en varias hiladas formando pequeños arcos de descarga, mientras que en otros casos los dinteles se resuelven con rollizos de madera. Por otro lado, las divisiones interiores se realizaban mediante la disposición de finísimos ladrillos macizos dispuestos a panderete.

Exteriormente, los muros se revestían con morteros de cal que posteriormente eran encalados. Los interiores también se revestían, pero con yeso, e igualmente se pintaban con pinturas a la cal ocasionalmente adornadas. En la decoración exterior de las fachadas se aprecian diversas etapas: en las viviendas más antiguas se observa un simple enjalbegado de cal que posteriormente fue coloreado y se definió un zócalo de diferente color; en las más contemporáneas se utilizan colores oscuros para los zócalos y el recercado de los huecos.

Elementos constructivos horizontales: forjados y cubiertas
La forma tradicional de resolver los forjados era mediante rollizos a modo de viguetas y revoltones de yeso encofrado. Su cara inferior se cubría con yeso y se pintaba, mientras que la superior se cubría con un mortero que servía de acabado, o sobre este se colocaban baldosas cerámicas, o en algún caso hidráulicas. En las más modernas se utilizan viguetas de madera de pino perfectamente escuadradas, y posteriormente viguetas de cerámica armada o de hormigón.

Las cubiertas, por lo general, estaban formadas por tableros de cañizo apoyados sobre viguetas de madera. Interiormente se revestían con un enlucido de yeso, y exteriormente se cubrían mediante tejas árabes con una argamasa de tierra. Los aleros se conforman volando varias hiladas de ladrillo sobre los que se apoyan las tejas de canal y cobija.

Escaleras
Se trataba de escaleras tabicadas, construidas mediante la utilización de hiladas de ladrillo macizo. Estos son empleados también para la formación de los peldaños, que en algunos casos son revestidos con cerámica esmaltada. Tradicionalmente las barandillas se conformaban con un antepecho de ladrillo revestidas con un enlucido de yeso.

Funcionamiento estructural
La variedad en las dimensiones de las parcelas propiciaban el funcionamiento estructural mediante muros de carga de aproximadamente 50 cm de espesor. La disposición de estos dependía del ancho de las viviendas, de modo que, en viviendas estrechas eran los propios muros medianeros y los de mayores dimensiones eran los de la fachada y los paralelos a estos. Este mismo esquema estructural podía ser utilizado también en las cubiertas, sustituyendo en algunos casos el muro intermedio por pilares y vigas de carga de madera de mobila, creando de este modo una estancia diáfana.

En alguna vivienda de mayores dimensiones, como en la ubicada en la plaza Juan Renau nº 13, en la planta superior los muros son reemplazados por pilares de ladrillo sobre los que apoyan grandes vigas de madera en el sentido de la pendiente de la cubierta, y viguetas paralelas a la fachada.

La construcción del siglo XX
A mediados del siglo XX comienza un proceso de crecimiento importante de la población, lo que unido a la instalación de tres fábricas de ladrillo provoca una modificación importante de las técnicas constructivas utilizadas hasta ese momento. Por lo general, los muros de mampostería son sustituidos por muros de ladrillo, generalmente hueco, y los forjados de madera por forjados de viguetas de cerámica armada o de hormigón.

Ya en el último cuarto del siglo XX las estructuras de muros de carga se sustituyen por estructuras de hormigón, dando lugar a los sistemas constructivos actuales.

5. Conclusiones

El análisis de la arquitectura tradicional de Sant Joan de Moró permite establecer una clara evolución a lo largo del siglo XX con diversas tipologías que van desde las masías o las casas urbanas agrícolas, hasta las viviendas obreras de finales del siglo XX, adecuándose en cada caso a las necesidades y la disponibilidad de materiales de cada momento, y siendo la sucesión de cada uno de los tipos utilizados parte de una continua evolución en las técnicas constructivas y arquitectónicas. En este sentido, se marca como característica común y genuina de la construcción tradicional de Sant Joan de Moró la utilización de materiales de construcción extraídos directamente de las inmediaciones de la localidad.

Diversos aspectos tales como la evolución del tipo de vivienda e incluso los objetos cotidianos contenidos en algunas de ellas ponen de manifiesto la evolución social sufrida fundamentalmente a lo largo del siglo XX, desde una economía agraria minifundista a unas necesidades de vivienda para una clase obrera. Si bien algunas de estas viviendas ya no se ajustan a las necesidades de sus actuales propietarios, resulta interesante su conservación como testimonio del patrimonio cultural de sus habitantes, y para ello resultará necesaria una rehabilitación respetuosa que permita alcanzar las exigencias actuales, pero que mantenga su esencia original.

6. Bibliografía

ALMAGRO, A. (2004): Levantamiento arquitectónico. Universidad de Granada, Granada.
Martínez y otros, 2015: «Integration of core subjects into projecto-based learning». INTED, IATED Academy, Madrid.
GENERALITAT VALENCIANA. Decreto 201/1990, de 10 de diciembre, del Consell de la Generalitat Valenciana, por el que se segrega parte del término municipal de Villafamés (Castellón) para constituir Municipio independiente con la denominación de San Juan de Moró. DOGV 1447, 20 de diciembre de 1990. pp 11113.
BOHIGUES, C., 1983: “Les cases agrupades i urbanes tipus i evolución” en Mira, J. F. ,Temes d’Etnografía Valenciana, Institució Alfons el Magnànim, Valencia.

Fuentes internet – páginas web
INSTITUTO CARTOGRÁFICO VALENCIANO <terrasit.gva.es>
INSTITUTO GEOLÓGICO Y MINERO DE ESPAÑA <http://www.igme.es>
INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL. Vuelos fotogramétricos históricos. <http://www.fototeca.cnig.es/>
AJUNTAMENT SANT JOAN DE MORÓ http://www.santjoandemoro.es/es/page/historia-sant-joan-moro

Beatriz Sáez Riquelme y Àngel M. Pitarch Roig

Monografías Memòria Viva

Monografias Memòria Viva reúne aquellas investigaciones surgidas en el marco de Patrimoni-PEU que analizan en profundidad aspectos de los pilares temáticos del proyecto.

 

MV1 MV1
Descargar Monografía MV2 Ver Monografía MV1 en Isuu
Descargar Monografía MV1