Las Publicaciones de Patrimoni - PEU

Las publicaciones de Patrimoni-PEU se articulan alrededor de tres ejes principales: la definición y actualización del concepto de patrimonio cultural, su socialización (educación patrimonial e interpretación del patrimonio) y la búsqueda de redes y modelos de intercambio y generación de conocimiento, práctica y experiencia alrededor del patrimonio (las comunidades patrimoniales).

Memòria Viva

Memòria Viva es la revista anual de Patrimoni-PEU y se estructura en tres partes bien diferenciadas: proyectos y experiencias de los Grupos Locales (Comunidades Patrimoniales), invitaciones y colaboraciones de especialistas que participan en nuestras jornadas y actividades y, por último, autores y autoras que presentan sus propuestas a la convocatoria anual de artículos.

Consulta Memòria Viva PDF

  

memoria viva8 val memoria viva9 val
memoria viva09 val
Ver MV11 en Isuu
Descargar MV11
Ver MV10 en Isuu
Descargar MV10
Ver MV09 en Isuu
Descargar MV09

















Números Anteriores

Memòria Viva 08. Ver Mv08 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 07. Ver Mv07 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 06. Ver Mv06 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 05. Ver Mv05 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 04. Ver Mv04 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 03. Ver Mv03 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 02. Ver Mv02 en ISUU. Descargar PDF

Memòria Viva 01. Vore Mv01 en ISUU. Descargar PDF

mv07-13. El inicio de la Línea XYZ en La Llosa y Almenara. Una apuesta de puesta en valor mediante la educación y la participación ciudadana

Escrito por Lara Cardona Fernández el . Publicado en Memòria viva.

«El éxito a largo plazo de una política de conocimiento, valoración y conservación del patrimonio se basa antes que nada en la educación del público y de los profesionales.» Martín Guglielmino, 2004.

1. Cronología de la construcción

La Guerra Civil se convirtió en un vasto campo de pruebas en el que intervinieron algunas de las potencias europeas que estaban preparándose para un conflicto bélico de más envergadura; se ensayaron las innovaciones que en materia logística, estratégica y operativa habían surgido desde la Primera Guerra Mundial.

Esta es, sin duda, una de las razones de la larga duración del conflicto. Ambos bandos, a medida que iban recibiendo ayuda de las potencias interesadas, adaptaban las diferentes maneras de plantear las estrategias del combate, tanto por lo que respecta a los movimientos de ataque como a los planteamientos defensivos.

El descalabro de la ofensiva de Aragón en el invierno de 1937-1938 y el hundimiento del frente significaron un fuerte golpe moral, tanto para el Ejército Popular como para la retaguardia. Ante la disyuntiva de resistir o capitular, el Gobierno se inclinó por la primera opción e hizo una llamada desesperada al Frente Popular y a sus integrantes para reclutar 100.000 voluntarios para el Ejército Popular y 50.000 para formar las brigadas de fortificación. El presidente Negrín tenía el convencimiento de que una contienda mundial inclinaría la balanza a favor del bando republicano, pero las democracias occidentales, cada vez más a cerca del Gobierno de Burgos, evitaron que la contienda española se internacionalizara.

1. Fortí de la séquia

Fortín de la acequia de la Ermita, término municipal de La Llosa. Foto Lara Cardona

El Alto Mando del Ejército Popular fue consciente desde el primer momento de que el nuevo objetivo de las tropas sublevadas era la conquista de Valencia; recordemos que su huerta era fuente de divisas y sostenimiento del ejército y de la retaguardia, y que su puerto era un punto de abastecimiento para el centro de la península, por lo que pusieron en marcha la construcción de una serie de líneas defensivas en la retaguardia.

Así pues, el 10 de abril de 1938, el general Vicente Rojo decreta unas medidas para hacer frente a las pérdidas, tanto en recursos militares como geográficas, que el Ejército Popular de la República había sufrido desde la caída de Teruel. Una de estas medidas es la reorganización general de los ejércitos, con la creación de nuevas unidades; otra, la fortificación de las zonas próximas a Valencia.

El día 28 de abril, los generales Miaja (Jefe Del Grupo de Ejércitos) y Matallana (jefe del Estado Mayor) firman una serie de disposiciones para la creación de varias líneas defensivas en el sector costero que enlacen con las fortificaciones del interior. La primera partía del cabo de Orpesa, Orpesa, Castillo de Miravet, sierra de la Montaña Negra, montes entre el río Montlleó y la carretera de Benafigos a Atzeneta, las sierras de la Batalla y Nogueruelas, el vértice Peñarroja y las sierras de la Calcera y Corbalán, donde enlazarían con las construcciones ya existentes en la zona de Teruel. A su vez, se estaba trabajando en otra línea en la comarca de la Iglesuela del Cid, vértice Peñarroja y loma del Milano, que debería enlazar con la anteriormente comentada.

En el mismo sentido, el 3 de mayo de 1938, 18 días después de la ofensiva de Vinaròs que cortó el territorio republicano en dos, se solicita a una comisión desplazada del Estado Mayor del Grupo de Ejércitos del Centro y presidida por el coronel Tomás Ardid, estudiar una nueva gran línea defensiva que se extendería por Almenara, sierra del Cid, Azuévar, Almedíjar, Jérica y Viver, la sierra de Javalambre y sierra de Seviñán, que se apoyaría en el Turia. Esta línea es la que más tarde se conocerá como Línea XYZ.

La Línea XYZ, conocida también como Línea Matallana por ser este el general al que se le atribuye su diseño, forma parte de lo que más tarde se llamará Cinturón de Hierro de Valencia. Se componía de los siguientes 14 centros de resistencia:

01. Almenara
02. Vértice Picayo
03. Eslida (carretera de Chóvar a Aín)
04. Cerro Gordo (carretera de Almedíjar a Aín)
05. Matet
06. Norte de Gaibiel
07. Viver, con posiciones batientes en la plana entre Viver y Teresa
08. Bejís
09. Canales
10. Andilla
11. Abejuelas
12. La Yesa
13. Arcos de las Salinas
14. Santa Cruz de Moya

La Línea está compuesta por trincheras, puntos fortificados y emplazamientos para piezas de artillería. No se trataba de un trazado continuo de construcción, sino de tramos discontinuos, escalonados, estratégicamente situados, con capacidad para abarcar un territorio amplio y con un gran radio de acción hasta el centro de resistencia más próximo.

Muy pronto empiezan los trabajos de fortificación de esta Línea a cargo de la Comandancia General de Ingenieros del Grupo de Ejércitos de la Región Central. El 8 de mayo ya se solicitan informes relativos al ritmo de los trabajos al Comandante General de Ingenieros del Grupo de Ejércitos, condiciones técnicas y tácticas de las obras, materiales empleados, necesidades de cemento y alambre espinoso y mano de obra empleada, así como la destrucción, si es necesario, de las principales vías de acceso a Sagunt, València y Castelló de la Plana. En las mismas directrices, se le insta que en el plazo de 20 días la línea ya se encuentre en situación de defensa y se recomienda que dupliquen los turnos de trabajo y que se utilice mano de obra civil y de prisioneros.

El avance fulgurante de las tropas sublevadas se topó con la resistencia del Ejército Popular, que recuperó parte de la moral perdida. La importancia de la Batalla por Valencia y la muralla defensiva que fue la Línea XYZ retrasó el desenlace de la guerra y desgastó al ejército franquista mientras el Estado Mayor republicano preparaba la ofensiva del Ebro.

2. Estado actual de los restos: entre el deterioro y la destrucción total

Si atendemos a la definición de patrimonio histórico, este es el conjunto de inmuebles y objetos muebles de interés artístico, histórico, paleontológico, arqueológico, etnográfico, científico o técnico, así como el patrimonio documental y bibliográfico, los yacimientos arqueológicos, lugares naturales, jardines, parques que tengan valor artístico, histórico o antropológico.

La ley delega las funciones de gestión y salvaguardia en las comunidades autónomas. A su vez, la ley de patrimonio de la Comunidad Valenciana de 1998 tiene como objetivo la protección, difusión, investigación e incremento del patrimonio cultural valenciano. Para hacer efectiva la aplicación de la ley se estipulaba la creación de un Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano en torno al cual se configura el sistema legal de clasificación y protección de los bienes de naturaleza cultural. Para poder realizar el inventario, la administración del Estado y la autonómica delegan en los ayuntamientos, que realizarán un plan general de ordenación urbana que prevea un catálogo de bienes y espacios protegidos donde se incluyan todos aquellos elementos de interés que se pretendan conservar por su representatividad del patrimonio cultural común o por razones paisajísticas.

Otra las figuras de protección de bienes patrimoniales que permite la ley de patrimonio de la Comunidad Valenciana es la de bien inmueble de relevancia local (BRL). En el Decreto 62/2011, de 20 de mayo, se regula el procedimiento de declaración y el régimen de protección de los bienes de relevancia local. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 47 de la Ley 4/1998, del patrimonio cultural valenciano, corresponde a los ayuntamientos, a través de la correspondiente aprobación o modificación de su catálogo municipal de bienes y espacios protegidos, en los términos establecidos en la legislación urbanística, proponer justificadamente los bienes pertenecientes a su término municipal que aspiran a ser reconocidos como bienes inmuebles de relevancia local de carácter individual, así como la inclusión o la exclusión de su ámbito delimitado urbanísticamente, o de una parte, como núcleo histórico tradicional, con la categoría de bien de relevancia local (NHT-BRL), en la sección segunda del Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano.

2. Búnquer Marjal

Visita guiada en las fortificaciones de la marjal a cargo de Carlos Mallench. Foto Lara Cardona

La conselleria competente en materia de cultura, mediante el informe vinculante exigido por el artículo mencionado, deberá evaluar la propuesta municipal y determinar la existencia o no de suficientes valores culturales en los bienes propuestos para la declaración como bienes inmuebles de relevancia local, así como la idoneidad de su régimen de protección.

De manera extraordinaria, y en virtud de lo expuesto en el apartado 4 del artículo 47 de la Ley 4/1998, el órgano competente en materia de patrimonio cultural, cuando observe la existencia de un bien a inscribir en la sección segunda del Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano con la categoría de bien de relevancia local, lo comunicará al ayuntamiento para que manifieste su voluntad de incluirlo o no en su Catálogo Municipal de Bienes y Espacios Protegidos. En el artículo 3 del mismo Decreto se enumeran los diferentes tipo de BRL, y de entre todas las posibilidades define los lugares históricos de interés local como: «lugares vinculados a acontecimientos o recuerdos del pasado, a tradiciones o a creaciones culturales o de la naturaleza y a obras humanas, que posean un relevante valor para la memoria popular». Este artículo conlleva que cada ayuntamiento solicite incluir o modificar los elementos a proteger dentro del Catálogo Municipal de Bienes y Espacios Protegidos y que puedan ser reconocidos
como bienes inmuebles de relevancia local de carácter individual. Esta figura implicaría la intervención del ayuntamiento para poder tramitarla. Es en esta figura legal de BRL a la que se están acogiendo la mayoría de municipios para la protección de los elementos del patrimonio histórico militar, y donde se deberían incorporar al catálogo de elementos patrimoniales del futuro PGOU los elementos de la Línea XYZ.

El Consejo Valenciano de Cultura (CVC) y la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) se comprometieron a catalogar numerosos escenarios históricos vinculados a la Guerra Civil. Esta iniciativa, llamada «Paisajes de guerra», es un proyecto europeo en el que también participan Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido, y pretende la recuperación, promoción y protección patrimonial de los territorios bélicos del siglo XX. Según el manifiesto de «Paisajes de guerra», «Lejos de fomentar los rencores, la conservación de los espacios bélicos lo que hace es recordar a los pueblos los horrores que han compartido y propiciar un sentimiento de concordia y de aflicción común». Casi una década más tarde, muy poco se ha llevado a cabo sobre esta cuestión.

Los restos derivados de la Guerra Civil, como el inicio de la Línea XYZ entre Almenara y La Llosa, forman parte del patrimonio histórico, y como tal deberían ser incluidos en los catálogos de bienes de cada municipio, ya que este es el instrumento principal para paliar la situación de abandono, expolio y desconocimiento en que se encuentran.

3.Búnquer de Trascastell

Visita guiada a los restos de la Guerra Civil en el castillo de Almenara. Foto Lara Cardona

En estos momentos, las diferentes administraciones públicas continúan desaprovechando la oportunidad de potenciar el desarrollo local mediante la puesta en valor de los restos y la dignificación de este patrimonio como instrumento que eduque en los valores de la paz, el respeto y la democracia. Esta desidia oficial ha propiciado que la mayoría de la sociedad no perciba la valía de este patrimonio. Por todo ello, los especialistas en patrimonio pueden dar otra dimensión y aprovechar al máximo todas sus posibilidades para dotarlo de valores simbólicos, económicos y educativos. El interés por recuperar el patrimonio es un reflejo del proceso de recuperación de la historia propia.

Como hemos explicado, a pesar de la proliferación de normativas y textos legislativos para defender y salvaguardar el rico patrimonio, no se está evitando su destrucción y deterioro. Quizá sea porque el legado de la Guerra Civil tiene aún poca presencia en la vida cotidiana del público en general y los vecinos en particular, y no lleva detrás ningún política de sensibilización para implicarse en su conservación y preservación.

4.Pujada

Subida en el castillo de Almenara con explicaciones de Nel•lo Navarro y Lara Cardona. Foto Óscar Pérez

3. La conservación, restauración y difusión del patrimonio material de la Guerra Civil como motor económico de los pueblos

Parece demostrado que este patrimonio gestionado correctamente, puesto en valor y difundido, puede crear valor y constituir un motor económico importante. Nuestro patrimonio debe ser considerado un activo y tanto las administraciones como los ciudadanos deben concebirlo como un servicio público básico y de atención obligatoria, un derecho fundamental para su bienestar y desarrollo y siempre necesario para la cohesión social en un entorno multicultural. Para todo eso, es necesario poner en marcha una estrategia de socialización de los valores del patrimonio cultural que desde la educación garantice el conocimiento necesario y la accesibilidad universal a los bienes. Debemos pensar que las actividades adscritas a la conservación, restauración y gestión de los bienes que integran el patrimonio cultural constituyen una red de elementos capaces de dinamizar la economía de nuestros pueblos y que este sector económico es capaz de crear ocupación estable, especializada, de calidad y no deslocalizable. El patrimonio cultural constituye un valioso e insustituible recurso como elemento revitalizador de los pueblos y de los territorios, fomenta la identidad y el sentido de pertenencia de cada uno de los pueblos y difunde valores sociales como la tolerancia, la democracia, la diversidad y el pluralismo. Debemos recordar que la administración pública es la garante del patrimonio cultural de una comunidad; incluso en tiempo de crisis, su deber es establecer las políticas culturales necesarias por conseguirlo y hacer que la ciudadanía se vincule y participe.

4. La didáctica y el excursionismo militante como forma más eficaz de conocer y de poner en valor los restos de la Guerra Civil

Para nosotros, las estrategias que hay que desarrollar para mejorar la didáctica del patrimonio son:

01. Una verdadera voluntad política de potenciar el patrimonio, orientando su tratamiento hacia la valoración social y su utilización en la educación.
02. Dar prioridad a las estrategias de difusión, sin dejar de lado la investigación y la conservación.
03. Adoptar nuevos planteamientos con las nuevas técnicas para superar la vitrina y el rótulo explicativo.
04. Plantear la didáctica como un elemento fundamental de difusión. Bienes patrimoniales como forma de disfrutar y, al mismo tiempo, de conocer.
05. Democratizar el uso del patrimonio extendiéndolo a todos los sectores como un medio imprescindible para conseguir el consenso social en la necesidad de conservarlo y valorarlo como símbolo de las identidades. Es decir, hacer comprensible el patrimonio cultural mediante una interpretación científica y rigurosa y, al mismo tiempo, seductora.

Los restos, documentos, paisajes de tiempo pasados nos acompañan, provienen de las generaciones pasadas, deben ser estimados por los individuos contemporáneos y nos ayudan a comprender el lugar donde vivimos y trabajamos y nos dan el impulso necesario para, partiendo de nuestro pasado y nuestra realidad, construir nuestro futuro colectivo. Cómo se preserva, se utiliza y difunde el patrimonio cultural de una comunidad es uno de los puntales que afianza la conciencia colectiva de pertenencia.

Se debe emprender una acción educadora para despertar y estimular el respeto del público por los lugares y paisajes, y dar a conocer las normas dictadas par conseguir su protección. Se deberían divulgar ?mediante publicaciones especializadas, artículos en la prensa, redes sociales, etc.? los peligros que amenazan a los bienes como consecuencia de obras públicas o privadas, como el caso de las obras de ampliación de la carretera CS-2310 a la playa de Almenara que arrasó dos búnkeres, así como ejemplos de casos en que hayan conservado o salvado restos. Las instituciones, asociaciones y agrupaciones culturales deberían llevar a cabo programas encaminados a dar a conocer los peligros que pueden representar para los bienes culturales las obras públicas o privadas realizadas sin la preparación necesaria y subrayar que las actividades adscritas a proteger los bienes culturales contribuyen a la comprensión de nuestro pasado y presente.

La realidad también nos ha demostrado que una de las formas más eficaces de proteger el patrimonio es ligarlo a los movimientos sociales y a los ciudadanos de a pie; es decir, en la reivindicación histórica, partir con el acompañamiento de las entidades ciudadanas, de los vecinos..., que asuman el patrimonio como propio. Hay que iniciar el proceso de reivindicación del patrimonio desde bajo hasta que las administraciones estén dispuestas a asumir el reto de su reivindicación y la lucha por su protección. No debemos olvidar el trabajo científico de la catalogación y documentación de los elementos.

Nuestra propuesta inmediata es apostar por el excursionismo militante y las salidas para visitar el estado de los restos. Son el marco perfecto para trabajar cualidades como la formación de personas socialmente críticas, desarrollar el conocimiento reflexivo y los valores y las actitudes democráticas de tolerancia y convivencia pacífica.

5. Lectura

Lectura del diario del soldado de la 57 Brigada Mixta del Ejército Popular de la República José Lalueza, a cargo de Nel•lo Navarro y Lara Cardona. Foto Óscar Pérez

Rutas propuestas:

Marjal de Almenara-Gola de la Llosa-Marjal de Almenara

Distancia: 3 km
Dificultad baja. Ideal para niños, personas mayores y/o con movilidad reducida.
Duración: 2 horas y 30 minutos

Visita a las primeras fortificaciones de la Línea XYZ, que transcurren de este a oeste: desde la orilla de la mar hasta Els Estanys.

- Fortín fábrica Carvallo y almacén fortificado, a la partida de la Palafanga, situada entre la Gola y la partida de la Calçada, en el término de La Llosa.
- Fortines de la acequia de la Ermita, en el término de La Llosa.
- Fortines, casamatas y parapetos de la partida de la Calçada, en el término de La Llosa.
- Fortín de Quartons.
- Fortín excavado en la roca en la montaña de Mauricio.
- Regreso a la Marjal.

Castillo de Almenara

Distancia: 2 km
Dificultad baja.
Duración: 2 horas y 30 minutos

Visita a los puntos más estratégicos de la Línea en la montaña del castillo. Por desgracia, algunas de las fortificaciones han sido reutilizadas y el resto se encuentra en mal estado.

- Observatorios en la cima del castillo.
- Trincheras, casamatas y búnkeres de la zona de detrás del castillo.

5. Bibliografía

Galdón, E. (2010): La batalla por Valencia, una victoria defensiva. Publicacions de la Universitat de València.
Quadern especial de la revista Saó 392 (abril 2014). El patrimoni material de la Guerra Civil.
Vicente, C. (2009): Patrimoni cultural, memòria i identitat local. Diputació de Barcelona.
Prats, J.: Valorar el patrimonio histórico desde la educación: factores para una mejor utilización de los bienes patrimoniales a: http://www.ub.edu/histodidactica.
Ordine, N. (2013): La utilitat de l’inútil: Manifest. Quaderns Crema, Barcelona.
Ávila, R. M. i Mattozzi, I (2009): La didàctica del patrimoni cultural i l’educació de la ciutadania europea. XX Simposi Internacional de Didàctica de les Ciències Socials, Bolonya.

Lara Cardona Fernández

Monografías Memòria Viva

Monografias Memòria Viva reúne aquellas investigaciones surgidas en el marco de Patrimoni-PEU que analizan en profundidad aspectos de los pilares temáticos del proyecto.

 

MV1 MV1
Descargar Monografía MV2 Ver Monografía MV1 en Isuu
Descargar Monografía MV1