#people ELLA es patrimonio cultural. Altura (Castellón) #peopleplacesstories

Escrito por Ernesto Monzó López el . Publicado en Notícies

Ella nació un 18 de diciembre de 1923. Preguntarle su opinión sobre qué es el patrimonio cultural no tiene ningún sentido, porque ELLA es patrimonio cultural. Tan solo hay que dejarle hablar, y un torrente de palabras llenan el espacio, y así es como te cuenta las cosas de su vida, de su pueblo - Altura (Castellón)-, de como con 13 años se llevan preso a su padre y otros hombres del pueblo, y tiene que llevarle cada día la comida a Segorbe, pero no le dejan verlo para que no pueda decirle nada. Y como la aviación destruye la casa vecina, y como tenían que morder palos cuando caían bombas.

O como cuando repicaban las campanas cada vez que había un incendio para que los hombres salieran al monte a apagarlo, o como que todas las masías tenían su casero, que se encargaban de darle vida. De joven, el escaso tiempo de ocio de los domingos se dedicaba a dar paseos por la carretera y charrar con las amigas. Y la boda era sencilla: ir a misa por la mañana, tras lo cual se tomaba chocolate y panquemado en casa de los padres del novio. A mediodía, se hacían las paellas para la familia, los amigos y el cura, y una copica de licor para terminar. Y el viaje de novios, a Valencia en tren.

pps2 ernesto

En la época del maíz, ante un montón grande de panojas en casa de los padres, se hacía la espanojada, donde amigos y familia pelaban las mazorcas, y si te salía una roja, el que estaba al lado te daba un beso, o como jugaban a darse con la correa en la masía de San Juan. Como ella entraba a tejer a la fábrica a las 5:00 de la mañana, y su marido se iba con un grupo de hombres a Aragón a trabajar en la siega durante el día, y a dormir en un pajar por la noche. A su vuelta, los hombres cantaban "Ya venimos de Aragón / y también de tierra baja, / los dineros en la mano, / las corbellas en la faja".

Según cuenta, antes se vivía mejor de la familia, el sentimiento de familia era mucho más fuerte que ahora, y no había ningún despilfarro (tampoco habían perras - dinero), y después de trabajar, se continuaba la jornada en la huerta, en el monte o alimentando los animales. El patrimonio cultural de su época era vivir y sobrevivir, muy distinto al nuestro, donde una vez cubiertas las necesidades básicas de subsistencia, tenemos la fortuna y el tiempo suficiente de poner en valor parte de SU patrimonio cultural.

Ernesto Monzó


Personas, lugares, historias #peopleplacesstories. Sobre éste proyecto colaborativo
Esta aportación forma parte del proyecto “Personas, lugares, historias” y pretende abrir la reflexión y el diálogo sobre el concepto de patrimonio cultural

La primera fase de #peopleplacesstories buscaba respuesta a la pregunta “¿Qué piensas y sientes que es el patrimonio cultural? En esta segunda fase cual ponemos el foco en las personas, en la importancia de conocer a esas personas fundamentales para el desarrollo de las comunidades patrimoniales o que han sido claves para ayudarnos a construir el que pensamos y sentimos que es el patrimonio cultural.

Esta acción está coordinada por lo proyecto Patrimoni – PEU de la Universitat Jaume I, se enmarca en la Convención de Faro del Consejo de Europa y quiere sumarse a las actividades del Año Europeo del Patrimonio Cultural #Europeforculture.

Más información: ¿Y ahora qué? Personas #peopleplacesstories

#peopleplacesstories #patrimoniuji #FaroConvention #Europeforculture

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar